Últimos temas
» Concierto de Bajos Fondos en Pto. Real 28-08-09
Sáb Ago 15, 2009 1:59 pm por AniiKa!

» Felices fiestas!
Mar Dic 30, 2008 7:59 pm por Cristina

» [05/12/08] Puente! día inmaculada & día de la constitución!
Vie Dic 19, 2008 1:45 am por Cristina

» [Videojuego] Los Sims!
Miér Dic 17, 2008 7:37 pm por Cristina

» Palabras encadenadas
Vie Dic 05, 2008 3:49 pm por Cristina

» Festival Metal Real!
Miér Dic 03, 2008 5:49 pm por AniiKa!

» Poem about the trip to Algaida [by. DJ Teacher]
Miér Dic 03, 2008 12:47 am por AniiKa!

» ¿Veradero o Falso?
Lun Dic 01, 2008 2:50 am por Cristina

» ¿Cómo morirá el usuario de arriba?
Sáb Nov 29, 2008 6:43 pm por Cristina

Mejores posteadores
AniiKa!
 
Ana.c
 
Cristina
 
lucia
 
maria
 
Eva
 

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Abril 2018
LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Afiliados
Afílianos!
Image and video hosting by TinyPic
Contacta con nosotros!
¿Quieres ponerte en contactos con nosotros? Envianos un mail a nuestra dirección de correo: horalibre230@hotmail.com

Creeis en la mala suerte?

 :: Otros! :: Discusiones

Ir abajo

¿Crees en la mala suerte?

33% 33% 
[ 1 ]
67% 67% 
[ 2 ]
 
Votos Totales : 3

Creeis en la mala suerte?

Mensaje  AniiKa! el Lun Sep 08, 2008 10:48 am

EL DEL ESPEJO
Dicen que romper un espejo te traerá 7 años de mala suerte. ¿De dónde proviene esta singular superstición?.
En el siglo VI antes de Cristo, los griegos habían iniciado una práctica de adivinación basada en espejos (llamada catoptromancia), en la que se empleaban unos cuencos de cristal o de cerámica llenos de agua. De modo muy similar a la bola de cristal de las gitanas.
Este cuenco de cristal —el miratorium para los romanos— se decía que revelaba el futuro de cualquier persona, cuya imagen se reflejara en la superficie del mismo.
Los pronósticos eran leídos por un «vidente». A veces, sucedía que uno de estos espejos se caía y se rompía. La interpretación del vidente en esos casos era que la persona que sostenía el cuenco no tenía futuro —es decir, que no tardaría en morir— o que su futuro le reservaba unos acontecimientos tan catastróficos, que los dioses, amablemente, querían evitar a esa persona una visión capaz de trastornarla profundamente.
En el siglo I, los romanos adoptaron esta superstición portadora de mala suerte y le añadieron un nuevo matiz, que es nuestro significado actual. Sostenían que la salud de una persona cambiaba en ciclos de siete años, y puesto que los espejos reflejaban la apariencia de una persona —es decir, su salud—, un espejo roto anunciaba siete años de mala salud y de infortunios.
La superstición adquirió una aplicación práctica y económica en la Italia del siglo XV. Los primeros espejos de cristal con el dorso revestido de plata, muy frágiles por cierto, se fabricaban en Venecia en esta época. Por ser muy caros, se trataban con gran cuidado, y a los sirvientes que limpiaban los espejos de las casas se les advertía severamente que romper uno de esos nuevos tesoros equivalía a siete años de un destino peor que la muerte.
Este uso efectivo de la superstición sirvió para intensificar la creencia en la mala suerte acarreada por la rotura de un espejo, a lo largo de generaciones de europeos. Cuando, a mediados del siglo XVII, empezaron a fabricarse en Inglaterra y en Francia espejos baratos, la superstición del espejo roto estaba ya extendida y firmemente arraigada en la tradición.

EL GATO NEGRO
Si un gato de color negro se cruza en tu camino, se dice que tendrás mala suerte. El temor a los gatos, especialmente a los negros, surgió en Europa durante la Edad Media, particularmente en Inglaterra.
La característica independencia del gato, junto con su testarudez y su afición al robo, unida al repentino aumento de su población en las grandes ciudades, contribuyeron a su caída en desgracia.
Los gatos callejeros eran alimentados a menudo por ancianas pobres y solitarias, y cuando se propagó en Europa una oleada de histeria por la caza de brujas, en la que muchas de esas mujeres carentes de hogar fueron acusadas de practicar la magia negra, los gatos que les hacían compañía —especialmente los negros— fueron considerados también culpables de brujería.
En Francia, millares de gatos eran quemados mensualmente hasta que, en la década de 1630, el rey Luis XIII puso fin a esta vergonzosa práctica. Dado que pasaron varios siglos durante los cuales los gatos negros fueron sacrificados en toda Europa, es sorprendente que el gen del color negro no se extinguiera en esa especie..., a no ser que el gato realmente tenga siete vidas.

LOS DIAS MARTES Y VIERNES 13
Se suele decir: “En martes 13 no te cases ni te embarques, ni de tu familia te apartes”. En Francia, por ejemplo, nunca se le da a una casa el número trece en su dirección. En Italia, la lotería nacional lo omite. Las líneas aéreas internacionales obvian ese número en los asientos de los aviones. En los Estados Unidos, los edificios rascacielos y departamentos dan al piso que sigue al 12 el número 14.
Todo esto tiene su origen en la mitología nórdica en la era precristiana. A un banquete en el Valhalla fueron invitados doce dioses. Loki, el espíritu de la pelea y del mal, se coló por las buenas, con lo que el número de los presentes llegó a trece. En la lucha que se produjo para expulsar a Loki, Balder, el favorito de los dioses, encontró la muerte.
Ésta es una de las primeras referencias escritas a la mala fortuna relacionada con el número trece. Desde Escandinavia, la superstición se difundió a través de Europa, en dirección Sur.
Al iniciarse la era cristiana, estaba ya bien establecida en los países mediterráneos. Entonces, la creencia fue notablemente reforzada, en forma contundente, por la cena más famosa de la historia: la Última Cena. Cristo y sus apóstoles sumaban trece personas. Menos de veinticuatro horas después de esta cena, Cristo era crucificado.
En el siglo XVIII la marina británica intentó eliminar las supersticiones relativas al día viernes 13. Se mandó rebautizar a un buque con el nombre de HMS Friday (Friday significa “viernes”, en inglés), se designó a un capitán llamado Jim Friday, se reclutó a la tripulación un día viernes, también en viernes se armó la quilla del barco; y se botó la nave un viernes 13. Jamás se volvió a saber del barco o de su tripulación.
Pero también existen quienes dicen que el número 13 les trae suerte. Y mucho más los martes o viernes trece.
En los Estados Unidos, el trece sería considerado como un número con suerte. Forma parte de muchos de los símbolos nacionales, ya que en el reverso de los billetes de banco hay una pirámide incompleta de trece escalones, el águila heráldica sostiene en una garra una rama de olivo con trece hojas y trece frutos, y en la otra, trece flechas.
Hay, además, trece estrellas sobre la cabeza del águila. Todo esto, en realidad, nada tiene que ver con la superstición, sino que conmemora las trece colonias que originaron el país, y que por su parte fueron un símbolo de buen auspicio.

LAS ESCALERAS
Pasar por debajo de una escalera, suele considerarse de mala suerte, aunque hay que admitir que no es conveniente debido a que algo podría caer de la misma. (Una lata de pintura, una herramienta).
Esta creencia tiene un antiguo origen. Una escalera abierta, o apoyada en una pared, forma un triángulo. Esta figura es considerada desde hace mucho tiempo y por muchas sociedades como una trinidad de dioses. Pasar por debajo, implicaba desafiar un espacio santificado.
Para los egipcios, la escalera en sí era un símbolo de buena suerte. Fue una escalera la que permitió al dios solar Osiris escapar del cautiverio al que le tenía sometido el espíritu de la oscuridad. La escalera era también uno de los signos pictóricos favoritos para ilustrar el ascenso de los dioses, y en las tumbas de los reyes egipcios se colocaban escaleras para ayudarles a trepar hacia el cielo.
Siglos más tarde, algunos seguidores de Jesucristo se adhirieron también a la superstición de la escalera, interpretándola a la luz de la muerte de Cristo. Puesto que se había apoyado una escalera en el crucifijo, ese elemento se convirtió en símbolo de maldad, traición y muerte. Pasar por debajo de una escalera llamaba al infortunio.
También se dice que la superstición de la escalera estuvo asociada con la horca. Un método de colgar al reo consistía en arrojarle desde una escalera para que cayera bajo ésta y quedara suspendido de la soga.

____________________________________________________________________________

Yo personalmente, no creo en eso, la mala suerte no existe, solo hay cadenas de sucesos.. vosotr@s que opinais?

_________________
Extraterrestritos,no me comáis,tengo mujer e hijos,coméos a ellos-Homer Simpson
avatar
AniiKa!
Admin
Admin

Femenino
Cantidad de envíos : 200
Edad : 23
Localización : Frente a la pantalla del PC
Fecha de inscripción : 07/09/2008

Ver perfil de usuario http://horalibre230.forosactivos.net

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 :: Otros! :: Discusiones

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.